Translate

27 de noviembre de 2011

A veces no se como empezar a decir las cosas o simplemente no tenga palabras para describir lo que siento.
Me dices que no tenga miedo a perderte, pero es un miedo irracional a cada paso que doy miro a mis lados para saber que me acompañas.
Pero ese miedo se acentúa a cada adiós que pronuncias y cada día se oye mas lejano, y quiero gritarte que no te vayas pero, ¿qué he de hacer si ambos tenemos que irnos? 
Cada día que pasa me duele más y más el no tenerte cerca a todas horas porque el llorar sola duele si no se acompaña. Pienso que cada día que no te veo es malgastar un día más de vida, y si no te veo yo no tengo vida.
Busco los recuerdos por cada rincón, intento refrescar mi mente para oír tu voz diciéndome te quiero, tus ojos clavados en mi sonrisa de felicidad y tus caricias en mi pelo calmando mis malos tiempos. Odio sentir cosas que pensaba que no iban conmigo, creía que los celos en mi persona no se encontraban, y admito que la palabra celos no se encuentra en mi diccionario pero cada vez que pienso algo y te imagino con alguien que no sea yo los celos se notan en mi mirada. Dependo de ti, mis emociones cambian según tu estado y tus palabras, y aunque protejas a mi corazón cada día es más frágil por miedo a que se rompa. Solo tengo ojos para ti y para tu perfección, y por mucho que me discutan que la perfección no existe se equivocan se escribe perfección y se pronuncia tu nombre, porque la perfección existe en los ojos de cada persona y para mí eres perfecto. 
El día que te vayas el sol dejará de brillar y las nubes nublaran el cielo y lloverá, lloverá, lloverá...

No hay comentarios: