Translate

16 de diciembre de 2011

Cosas de la vida

Me he dado cuenta que no vale la pena darle importancia a las cosas que no la tienen.
La vida es ahora, no ayer ni mañana. 
Tropezamos con la misma piedra hasta que nos sangran las heridas, pero todas las heridas acaban cicatrizando. 
El tiempo es la tirita que junta los pedacitos que quedan de aquello que has sido, y quizás no vuelvas a ser. Crecemos. Maduramos. Cada problema, cada obstáculo parece un mundo que nos impide tener lo que queremos. Aunque si algo he aprendido es que por poco que sea, hundirse no sirve de nada. Las cicatrices no son malas, nos recuerdan las equivocaciones que hemos tenido, las lágrimas malgastadas. Las metas no siempre se consiguen pero son necesitáis para poder guardar un poquito de ilusión debajo de la almohada. Yo estoy llena de pequeñas cicatrices. Y estoy orgullosa de cada una de ellas.

No hay comentarios: