Translate

27 de febrero de 2014


Las noches se convirtieron en una rutina muy dolorosa desde que no me dices que me quieres; en miles de folios donde escribirte.
Quizá mi vida esté destinada ha echarte de menos cuando no estás. Quizá mi destino se trate en quererte y sufrir noche tras noche y día tras día.
Te echo de menos, quizá hasta eso se queda corto.
Ya no soy lo que era, me he convertido en una borde, fría e ingenua, si ingenua por pensar que me querías. Algún día te olvidaré o aprenderé a no pensarte cada segundo de mi vida.

No hay comentarios: