Translate

23 de febrero de 2015

A mi corta edad la vida se encargó de enseñarme que no debo esperar nada de nadie, tampoco prometer ni recibir promesas, y no creer en palabras, sino en hechos.

No hay comentarios: