Translate

6 de febrero de 2015

Decidiste ser el clavo que no se clavaba antes que el clavo que se quedaba clavado en mi, y no sabes lo mucho que duele que eso sea así. Decidiste ser el destrozaba, el que me hundía, pero no me importaba, con tal de que me hicieras feliz. Total, si no me destrozabas tu, lo haría otro y nadie sabia hacerlo mejor que tu.
¿Cómo no iba a caer a sus pies si cuando yo estaba en el suelo él me levantaba? ¿Como no a enamorarme si con tan sólo mirarme me ponía nerviosa? ¿Cómo no iba a a querer que volviera si antes de irse ya le estaba echando de menos? Siempre que me hacia sentir mal, me preguntaba ¿porque debería perdonarle?, pero al instante ya sabia la respuesta, estaba completamente enamorada de él.

1 comentario:

Utopía dijo...

¡Hola! Qué alegría ver que has vuelto a blogger y que te has acordado de mi blog :)
En cuanto a esta entrada... bueno, yo soy de las que piensa que que en una relación sana (sea de pareja, amistad, familia...) nadie debería hacer daño al otro y que si lo hace repetidamente, no es bueno para ti. Pero bueno, cada uno es libre de hacer lo que quiera ;)
Un abrazo y gracias por pasarte! Jeje espero que todo te vaya muy bien :3